Saltar al contenido

Comunidades Energéticas Locales

Comunidades energéticas locales

Las Comunidades Energéticas Locales ya son una realidad. Gracias al trabajo y concienciación de muchas personas, están cada vez más en auge. Pero, ¿es suficiente? ¿Somos conscientes de la imperiosa necesidad de tomar cartas en el asunto para frenar esta realidad que nos consume poco a poco? 

Cambio climático: “Mucho ruido y pocas nueces” 

Cada vez está más presente, en la opinión pública, la idea de que hay que hacer algo para responder al cambio climático, pero con frecuencia no se acaba de materializar en el “qué hay que hacer”

En Emasp creemos en que es más eficaz la concienciación de la gente a través de la movilización social. Por supuesto, siempre que se concrete en realidades y en actuaciones.

Nuestro día a día, viene dado por las ganas que tenemos de educar, concienciar y promover estilos de vida que cuiden nuestra casa, la misma que le vamos a dejar a nuestros hijos.

Son tiempos de ahorro, de gastos y de cuidar el planeta. 

La situación generada por la pandemia ha suscitado la necesidad de cambiar hábitos, de solventar de forma diferente las necesidades diarias, y abordar respuestas a la evolución del cambio climático basadas en el cuidado de la naturaleza.

Y todo esto es posible actuando en el ámbito local, en nuestro entorno cercano, promoviendo nuevos modelos empresariales cooperativos en torno a la gestión y control comunitario de las energías renovables.

Y esto no es teoría, lo estamos haciendo realidad, promoviendo el autoconsumo comunitario, generando comunidad y trabajo en común. 

Esta forma de ejercer la soberanía energética es una muestra clara de que se puede hacer frente al cambio climático de otra forma, cambiando el modelo social imperante en el mundo del oligopolio energético. 

Es posible consumir energía renovable de Km0, gestionada de forma social y democrática.

Comunidades Energéticas Locales: Nuevo modelo de empresa y consumo

Una de las actuaciones más factibles y accesibles para todo el mundo es comprometerse con la utilización de las energías renovables. (No, no te estamos vendiendo Emasp, te estamos vendiendo cualquier cooperativa con sus valores, con su energía verde, con sus ganas de cambiar el mundo). 

No nos conformamos con aportar una solución natural a hogares y empresas. Estamos impulsando las Comunidades Energéticas Locales. 

Pensamos que es el instrumento idóneo para responder a los retos del cambio climático a la vez que se desarrolla un modelo de empresa social y cooperativa

Las Comunidades Energéticas Locales impulsan el cambio en tres vías diferentes:

1. Cambios Sociales

Se produce mayor integración social, genera dinámicas de participación en igualdad y genera empoderamiento de los concejos como ámbito de ejercicio de la democracia directa.

2. Cambios Medioambientales

Las comunidades energéticas nos permiten participar en un sistema que genera energía limpia y Km0 entre todos y para todos.

Una Comunidad Energética media con una potencia de generación fotovoltaica de 30 Kwp (como es el caso de una de las que ya están operativas) que evitará la emisión anual de 37 toneladas de CO2 y de 106 mg de residuos radiactivos, con el autoconsumo; además el heteroconsumo también será de origen 100% renovable.

Las 37Tn de CO2 anuales que se dejan de emitir equivale al CO2 captado por 333 hayas durante 80 años. En otras palabras, en un año se hace la labor que hubiese hecho ese bosque durante 80 años.

Si trasladamos este impacto al conjunto de las 30 que están en diferentes fases de desarrollo, las toneladas de CO2 que se evitará con su emisión supone la labor que tendría que realizar durante 80 años un bosque de hayas con una extensión similar a la mitad de la provincia de Bizkaia.

3. Cambios Económicos

Se consiguen ahorros en las facturas de electricidad que se ven disminuidas en más del 50%. Esto generará un ahorro importante para las personas y las pymes de cada localidad. 

Desde el punto de las instituciones locales que formen parte de las Comunidades Energéticas, el ahorro en los costes energéticos supondrá una liberación de fondos que podrán dedicarlos a otras necesidades sociales.

Con las comunidades energéticas locales podemos pagar menos por la energía que consumimos. La energía y las renovables no son un artículo de lujo ni pueden servir para especular.

Esto fuerza a crear un sistema necesariamente descentralizado en el que la generación se da lo más cerca posible del consumo.

También fuerza a crear un sistema eficiente que minimiza las pérdidas de transporte y reduce las macroinfraestructuras de transporte y de distribución.

De esta manera somos realmente verdes y sostenibles sin tener que pagar más por ello. Contribuimos por tanto a tumbar un sistema en el que tanta gente se lucra a costa de un derecho como es la energía.

Producir el cambio con las Comunidades Energéticas Locales

En definitiva desde la cooperativa EmasP estamos convencidos que las comunidades energéticas casan perfectamente con este modelo que venimos empujando y que no solo es el futuro sino que ya es el presente.

Todo esto nos demuestra una vez más que la actuación cooperativa promueve el cambio y, con ello, el poder hacer frente al cambio climático y cambiar el modelo social en los ámbitos locales.

Descubre nuestras Comunidades Energéticas:

Si quieres ampliar más información sobre comunidades energéticas o te gustaría formar tu propia comunidad local contacta con nosotros, podemos ayudarte. 

Y si quieres estar al tanto de esta, y otras novedades, puedes seguirnos en nuestras redes sociales: