fbpx Saltar al contenido

¿Por qué consumir energia renovable?

Las energías renovables suponen dar un paso más en el cuidado de nuestro entorno y en evitar la explotación de recursos naturales limitados, como son el carbón o el petróleo.Las ventajas de apostar por estas energías son cada vez más notorias. ¿Cuáles son esas ventajas?

  1. Porque la energía se agota

El consumo energético en España, al igual que sucede en el resto del mundo, se sustenta mayoritariamente en las fuentes de energía de origen fósil, fundamentalmente petróleo y carbón.

Las renovables, sin embargo, son inagotables. Al generar energía a partir de una fuente natural (sol, agua, viento) podemos asegurarnos de que la fuente seguirá activa, pues es la propia Tierra. Eso permite un acceso ilimitado a la energía y un canal directo con la fuente generadora.

  1. Son más limpias y no más caras que las convencionales

Las renovables son puras, y mucho más limpias. A diferencia de la producción energética, no generan residuos que posteriormente haya que tratas ni de los que haya que deshacerse, como en el caso de la energía nuclear.

Además, la energía eólica terrestre es la más barata cuando se tienen en cuenta los costos de los factores externos como la calidad del aire, la toxicidad humana y el cambio climático, según el informe sobre Subsidios y costes de la energía en la Unión Europea realizado por la consultora Ecofys y presentado por la Comisión Europea. 

  1. Porque se ayuda a la economía

Apostando por estas energías se crea un ecosistema alrededor de ellas: más puestos de trabajo, más agentes implicados en la cadena de fabricación, instalación, mantenimiento, etc. Todo esto crea la posibilidad de desarrollar tecnologías propias.

Por otro lado, no sólo la economía doméstica puede verse beneficiada por el ahorro energético. La dependencia de nuestro país del  exterior en cuanto al petróleo es enorme. Si reducimos el consumo de energía, estaremos ayudando a mitigar esta dependencia energética exterior. Es una de las grandes ventajas, ya que otorga a las zonas productoras autonomía y las aísla ante guerras de precios que no pueden controlar.

  1. Respetan el entorno

Al consumir esta energía, por  un lado, estaremos realizando ahorro de recursos energéticos  de algunas fuentes de energías no renovables y por otro, evitaremos el aumento de la contaminación. Ayudaremos a no contribuir aún más en los problemas relacionados con la polución, tales como el efecto invernadero o el cambio climático. Son un contrapunto enorme a los métodos clásicos, más contaminantes y lesivos para la naturaleza.

  1. El ahorro de energía comienza en casa

Según IDAE las familias españolas representan cerca del 34% del consumo total de energía final, que se distribuye entre un 18,7% imputable a los usos energéticos de la vivienda y un 15% al uso del vehículo privado.La calefacción, el agua caliente, la electricidad…son muchos los puntos en los que podemos ahorrar energía desde nuestra casa.