Saltar al contenido

Comunidad Energética: Nuevo modelo de consumo

placas solares en tejado

Una de las razones por las que existen las comunidades energéticas es por el compromiso de hacer realidad la transición energética para luchar contra el cambio climático. Y es que, el consumo de energía representa casi el 60% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Es por ello, que la ONU la ha incluido como uno de los objetivos prioritarios a nivel mundial dentro de la Agenda 2030.

Por ello, en nuestro blog te contamos qué son las comunidades energéticas, en qué se diferencian con una empresa de energía tradicional, y qué ventajas tienen.

¿Qué es una Comunidad Energética?

Tal y como cuentan en la web de Comunidades Energéticas, una comunidad energética es una nueva manera de generar y gestionar la energía a nivel local.

Se trata de una entidad jurídica formada por una agrupación de socios (como personas físicas, asociaciones, pymes o administraciones públicas), que tienen como objetivo la obtención de beneficios energéticos, sociales, medioambientales y económicos, para los miembros de una comunidad.

Una comunidad energética funciona de manera que la participación es abierta y voluntaria. Además, se administra de forma autónoma por los socios o miembros de ésta. 

Por otra parte, los proyectos que se llevan a cabo son de su propiedad y están desarrollados por dicha comunidad energética. Todo esto, con el fin de proporcionar beneficios medioambientales, económicos y sociales, a la zona local donde opera, en lugar de buscar la ganancia financiera. 

¿En qué se diferencia una Comunidad Energética de una empresa de energía tradicional?

Hay cuatro grandes diferencias entre una comunidad energética y las compañías de energía tradicionales. 

  1. Las comunidades energéticas nacen de la preocupación por la comunidad. El objetivo principal es brindar beneficios económicos, sociales y ambientales a sus miembros o a la zona local donde se realiza la actividad, en lugar de tener como finalidad el beneficio lucrativo. 
  2. La segunda diferencia se encuentra en la toma de decisiones. Ésta es democrática, y está basada en la igualdad de derechos, es decir, una persona por voto. 
  3. Una comunidad energética proporciona participación abierta y voluntaria. La afiliación está abierta a todas las personas y éstas están dispuestas a aceptar las responsabilidades de dicha pertenencia.
  4. Y por último, la comunidad energética funciona de manera autónoma e independiente, debido a que está controlada por los miembros o accionistas que participan como usuarios finales. 

¿Cuáles son las ventajas?

De esta manera, las comunidades energéticas ayudan a cumplir uno de los retos que más preocupan hoy en día a la sociedad y a las instituciones: cuidar el planeta. 

Otro beneficio es el económico. ¿Te preguntas por qué? Sencillo. Porque eres tú el productor de tu propia energía. De esta forma no hay trampas en tu factura eléctrica. Estarás dentro de un modelo transparente y colaborativo.

Desde estas comunidades se pretende facilitar la utilización de las energías renovables como la eólica y solar. En el blog nuestras fuentes de energía verde, te contamos cuáles son nuestras principales fuentes de energía renovables con las que comercializamos. Quizás también te interese conocer todas las fuentes de energía renovables existentes, que lo puedes ver aquí.

Si quieres ampliar más información sobre comunidades energéticas o te gustaría formar tu propia comunidad contacta con nosotros, podemos ayudarte. Contactar

Si quieres estar al tanto de esta, y otras novedades, puedes seguirnos en RRSS: